El sujeto: Mitsein e immixion des sujets
Cristina Pintos
Por: Cristina Pintos
Tuesday, February 25, 2020

La postura del psicoanálisis en relación a lo que es el sujeto, más allá del individuo en sí, ha servido para que se logre derrumbar una gran ilusión debido a que el sujeto representa, y es, mucho más de lo que se conceptualizaba del mismo.


Para Lacan, el Yo es una “función de desconocimiento”, una máscara que nos encubre tanto de los demás como de nosotros mismos; al análisis busca, en parte, descubrir a quien se encuentra detrás de esa máscara.


Las concepciones del hombre que lo ubicaban como una cosa, hacían desaparecer al sujeto que en el mismo hombre se encontraba.


Las concepciones del hombre que lo ubicaban como una cosa, hacían desaparecer al sujeto que en el mismo hombre se encontraba.


Lacan revolucionó la concepción de Dios, al cual consideraba inconsciente y le devolvió la responsabilidad al sujeto que se había perdido cuando Nietzsche dictaminó que “Dios había muerto”, eliminando totalmente la imagen de autoridad paterna represora.


Para Heidegger, el Dasein es el ser, es el ente que se pregunta, es el sujeto que se cura, se encuentra, habla, está en el mundo y es un ser para la muerte, finito y temporal.


El sujeto que “es hablado”, uno que “habrá sido” es una consecuencia del acto, no del ser, siendo el Yo el dueño de su actuar.


Al realizarse un acto, la presencia del sujeto pasa a un segundo término; cuando hay acto, no hay sujeto y este se vuelve producto del mismo acto.


De esta manera es que es necesario tener en cuenta que el ser en sí es desde siempre con los otros; la verdad originaria, la que se busca en el psicoanálisis es la del sujeto que no excluye al otro.


cristina.pintos@hotmail.com